dissabte, 11 de maig de 2013

¿Cuáles deberían ser los objetivos de la educación - formación de hoy, las utopías que debemos recuperar o inventar?





Si yo tuviera que recuperar alguna vieja 'utopía' recuperaría la de la Escuela Moderna, el pensamiento de ese magnifico pedagogo libertario que fue el catalán 
Ferrer i Guardia. Y pongo utopía entre comillas porque ese fue un proyecto que se empezó a realizar, por mas que quedara truncada su labor por la ejecución de su impulsor. Éste defendía los siguientes principios pedagógicos (entre otros):




- Una educación en libertad y para la paz
- Una educación integral, es decir, que aúne lo manual y físico con lo intelectual y todo ello con lo emocional.
- Una educación individual, donde lo específico de cada ser no vaya contra lo colectivo.
- Una educación encaminada hacia la formación de principios morales y solidarios.
- Una educación no circunscrita a la infancia, ni a la institución escolar, etc.

Y es que una visión de porqué educamos y para qué educamos es imprescindible si es que tenemos que educar. Y la escuela moderna tenia un objetivo, pero al poder establecido ese objetivo le parecía indeseable.



En este postDolors Reig habla de la necesidad de que la escuela eduque no solo para hacer ciudadanos responsables sino también felices. Y menciona como probablemente en Finlandia consigan ciudadanos muy responsables, con altos indicies de integración laboral, pero quizá no lo  suficientemente felices. Y pienso que el problema estriba en ese concepto de responsabilidad, que como dice Alain de Boton es individual, interna.

Me estoy leyendo un libro llamado 'La tentación de la inocencia', de Pascal Bruckner, donde describe el desasosiego y profunda desaparición que nos produce el aislamiento del individualismo imperante. Cómo la responsabilidad de sentirnos libres, dueños y creadores, diferentes a todos los demás, nos encadena a nuestros actos y nos deja solos. Eso nos lleva a buscar una huida fácil mediante el infantilismo (yo no sabia) o la victimización (que puedo hacer!), y a reencontrar esa mística perdida de lo colectivo mediante la diversión generalizada y el consumo desenfrenado.
Este mismo sistema es el que también produce unos índices crecientes de enfermedades psicológicas y unos índices de infelicidad muy grandes también. Como dice  Alain de Boton consumimos par recibir el visto bueno de nuestro entorno, aspiramos a tener éxito para recibir la recompensa emocional de la aprobación de los demás.


En una sociedad como esta, como podemos educar para la felicidad? Admitamos lo crucial que el bienestar emocional es y las limitaciones que el modelo de sociedad en que vivimos presenta.


Iniciativas como la escuela pestalozzi, en Ecuador, educaron poniendo el foco en el bienestar emocional. Educaron para generar individuos libres, afectivos, conectados. Pero vieron que eso era imposible si esos individuos fuera de la escuela vivían inmersos en un mundo capitalista que promovía los valores opuestos. Por eso pensaron que una escuela era insuficiente, que era necesaria una comunidad, una suerte de ente aislado del mal exterior donde esos valores pudieran desarrollarse plenamente: El León dormido ha sido el resultado de intentar generar esa comunidad.


Recientemente se ha publicado en Catalunya una película sobre el rol de la educacion en los campamentos del Movimiento Sem Terra (MST) de Brasil: 'Educar es la millor manera de lluitar' (educar es la mejor manera de luchar, en catalán). Este interesante documental muestra como para el MST la educación es una herramienta de progreso individual i col·lectivo, central para el empoderamiento y la transformación social.

Pienso que tanto el proyecto educativo del MST como la pedagogía de los Wild en Ecuador tienen algo también de esa utopía que quisiera recuperar. Ambas buscan la transformación social para posibilitar que todos los individuos sean libres, felices, responsables, implicados.

La cuestión que plantea la implantación de las tecnologías y el e-learning es compleja. Artículos como este de Renan Vega Cantor ponen de manifiesto los intereses de algunos en implantar el e-learning para abaratar los costes de la educación y así dejar un negocio mas rentable para aquellos que la exploten una vez privatizada. Es mas, dicen que el mantra tecnófilo elude cuestionar las verdaderas causas de la desigualdad y fracaso del modelo educativo actual, instaladas en el modelo de sociedad en el que tiene lugar. Olvidan los aspectos vinculados a la moral i los valores de la educación y la reducen a un aprendizaje gestionado con sistemas gerenciales de tipo empresarial. Es mas, ponen énfasis en el aprendizaje a lo largo de toda la vida, pero a costa del tiempo y dinero del aprendiz y entendiéndolo principalmente como destinado a mejorar su empleabilidad.


Pero eso no es todo. El e-learning, igual que las tecnologías de la comunicación y el conocimiento, tiene el potencial de cambiar el mundo, de hacer una revolución social. La descentralización de la producción de la informacion, su acceso de igual a igual, su prestigio coproducido en red, son valores que llaman a una transformacion social. El software libre fue el primero en demostrar el potencial revolucionario de la colaboracion que las tecnologias posibilitan. Demostraron que la inteligencia colectiva es superior a la individual y que la gente puede colaborar en vez de competir y de manera altruista producir programas mas robustos que los producidos con fines comerciales.

Es mas, la filosofia p2p mediante la producción entre iguales y basada en los comunes puede suponer un cambio de modelo económico llegando incluso a superar al capitalismo. En efecto, este articulo de Michel Bauwens y Hilary Wainwright describe como la filosofia p2p puede substituir las relaciones de mercado producidas en el capitalismo por otras basadas en la etica y el bien comúnUtopia?

Pues dependerá del uso que aprendamos colectivamente a darle a las posibilidades que las tecnologías nos ofrecen. Pero la forma en que las entendamos, los valores que les asociemos y la finalidad con la que nos formemos sera determinante para fijar si la revolución actual también sera vista como utópica (no en el sentido de irrealizable sino de ideal) por las generaciones venideras o simplemente apoyará y afinazará todavía mas el sistema (decadente) en el que vivimos.

Para ilustrar estos dos posibles usos del e-learning he hecho esta historieta simplista y bastante kitsch, que espero os divierta después de esta parrafada:





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada